La sal de la vida, la que no usamos

Descendió de dos gramos en el consumo de sal y se evitaron más de 4.000 muertes al año. Mediante la iniciativa “Menos Sal Más Vida” de la cartera sanitaria nacional suman 532 los alimentos incluidos en acuerdos de este tipo.

sal

Desde 2011, y en el marco de la campaña “Menos Sal Más Vida” de la cartera sanitaria nacional, el consumo diario de sal entre los argentinos descendió dos gramos, una política pública que según estimaciones oficiales permitió evitar más de 4.000 decesos al año por infartos, accidentes cerebro vasculares (ACV) y enfermedades renales, así como unos 40.000 eventos de este tipo de enfermedades discapacitantes.

“Esto tiene un impacto importantísimo para la salud como un derecho y un compromiso con el buen vivir y con la comunidad cuidando de su salud: por cada gramo de sal que se reduce en el consumo se evita cada año la muerte de 2.000 personas por enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares y también 20.000 eventos de esas enfermedades que dejan serias secuelas de por vida”, apuntó Gollan.

El descenso de dos gramos en el consumo diario de sal responde a la articulación de diferentes estrategias: concientización, regulación y reducción del contenido de sodio en los alimentos procesados por la industria.

Para Sebastián Laspiur, director de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles, “casi el 70% de la sal ingerida proviene de los alimentos procesados y dentro de éstos el pan es el que mayor peso tiene en la dieta de los argentinos, lo cual marca la importancia de este convenio con grandes cadenas de supermercados”. “Estamos lejos de la meta de consumo diario de 5 gramos por persona recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero hemos logrado avances muy significativos”, puntualizó.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR), entre 2009 y 2013 se redujo en un 31,6% la cantidad de personas que “siempre o casi siempre” agrega sal a las comidas luego de su cocción o al sentarse a la mesa. Asimismo, se ha registrado una caída de entre el 6 y el 9% anual en las ventas de sal de mesa, mientras que se incrementan las de sales sin sodio o con bajo contenido.

Entre 2011 y 2014 se firmaron 42 convenios  con otras tantas empresas y/o cámaras empresariales para  la reducción del contenido de sodio que involucra a 532 productos alimenticios de consumo masivo, de los cuales 115 son cárnicos y sus derivados, 269 farináceos, 78 sopas, aderezos y conservas y 70 lácteos.

Fuente: Ministerio de Salud


No hay comentarios

Añadir más