Los Jóvenes y el VIH, Marco de situación

Dra. María Alcira González

Dra. María Alcira González

Área de VIH/sida de Vox. A.C.

Desde el comienzo de la epidemia del VIH/SIDA en los años 80, la misma ha experimentado distintos momentos o etapas en tan sólo un poco más de 30 años signados por acontecimientos que fueron decisivos con respecto a la dirección que fue tomando la infección por VIH a lo largo de este tiempo.

La idea no es hacer historia ni remontarnos a años pasados, sino simplemente recordar que existen dos acontecimientos que hoy nos interesa remarcar que determinaron el desarrollo actual de la epidemia: la aparición de nuevas drogas antirretrovirales en 1996-97 que completaron los comúnmente llamados “cocteles”, y que definieron el carácter de “crónica” que tuvo la infección a partir de ese momento y la mejor promoción de la prevención a través de campañas más realistas, menos estigmatizadoras despojando a la infección por VIH de la idea de muerte cercana.

A partir del año 2000, estos dos acontecimientos se fueron reafirmando y dependieron en el caso de las campañas preventivas del presupuesto que cada país poseía para destinar en este tipo de promoción, las drogas que continuaron fabricándose tienen que ver con un monopolio gigantesco que las empresas farmacéuticas poseen por la obtención de patentes que protegen sus derechos de propiedad intelectual, pero al mismo tiempo han mantenido estable la salud de muchas personas con VIH en el mundo, volviéndose crónica de alguna manera la infección.

En estos poco más de diez años desde el comienzo del nuevo milenio, numerosos nuevos diagnósticos positivos para VIH han aparecido en el mundo y en nuestro país en poblaciones con diferentes características, algunas de ellas con incrementada vulnerabilidad: gays y Hombres que tienen sexo con Hombres, migrantes, usuarios de drogas por vía endovenosa, personas de la tercera edad, mujeres trans y biomujeres.

Si bien el descubrimiento y producción de nuevas drogas más eficaces han mejorado la calidad de vida de muchas personas que viven con VIH, no todos los países tienen garantizado el acceso a los medicamentos para todas las personas que los necesitan, de todas maneras se realizan grandes esfuerzos en los organismos y fondos internacionales para lograr que ese acceso sea cada vez mayor.

¿Este dato sobre la prolongación de la perspectiva de vida saludable en las personas diagnosticadas a causa de los tratamientos, es conocido hoy por las nuevas generaciones?

¿Esto influye hoy en día para que muchas personas en su mayoría jóvenes descuiden sus prácticas sexuales atendiendo a la idea de “enfermedad crónica”?

Es relevante poner el acento en los jóvenes que nacieron alrededor de mediados de los 80, principios de los 90, que actualmente tienen menos de 30 años y más de 15 y que crecieron con la idea de que el VIH y el Sida no son mortales y que existe medicación para tratarlos.

Que no conocieron las particularidades del Sida en los años 80 pero que continúan rigiéndose por algunos de los mitos y prejuicios que caracterizaron desde el comienzo al VIH y al Sida.

Precisamente a partir del dato concreto del aumento del número de infecciones por VIH en jóvenes que tienen prácticas sexuales con varones como con varones y mujeres, en los últimos 6 ó 7 años en la ciudad de Rosario, comenzó a cobrar forma la idea en nuestra organización, de consultar a un grupo de jóvenes, para conocer de qué manera ellos y ellas se vinculan con el VIH, si sienten que podrían vivir situaciones de riesgo al mantener sexo inseguro, si se cuidan para evitar contraer infecciones de transmisión sexual, si toman alcohol u otras sustancias previo a mantener sexo, etc.

Los resultados de esta encuesta realizada entre los meses de Febrero y Junio del 2013 por voluntarios y voluntarias de Vox, en parques, eventos públicos, en la sede de la organización y en modalidad virtual, nos arroja datos importantes sobre la manera en que los jóvenes hoy se comportan en sus relaciones sexuales y hasta qué punto mantienen sexo seguro y libre de VIH y otras Infecciones de transmisión sexual y hasta qué punto se exponen a las infecciones a causa de sus comportamientos, teniendo en cuenta que actualmente la vía sexual es la vía por excelencia para contraer el VIH.

Entre las conclusiones más importantes que obtuvimos, podemos destacar que:

  • Es alto el porcentaje de los jóvenes que no usan preservativo para práctica de sexo oral (55,96 %), lo que nos hace inferir que es considerada una práctica de bajo riesgo para contraer VIH y por lo tanto es permitido practicar sexo en forma insegura.
  • Es medianamente alto el porcentaje que no usa preservativo para sexo anal ( 17,10 %), pero un 26,94 % usa siempre. El sexo anal es una práctica que sigue siendo tenida en cuenta como la opción para evitar el embarazo en las parejas heterosexuales, privilegiando esta situación antes que el uso del preservativo para prevenir cualquier infección, mientras que en el porcentaje que sí lo usa, entendemos que se trata de jóvenes gays que conocen el riesgo de tener prácticas anales sin protección.
  • En general consideraron que la información que recibieron a través de internet, campañas por diarios y revistas e información de boca a boca entre amigos fue confiable, fidedigna y útil. Un alto porcentaje confía en la información obtenida, aunque no esté chequeada su confiabilidad y por otro lado el alto porcentaje que mencionó las campañas a través de medios de comunicación (diarios, revistas, TV) nos hace reflexionar sobre la masiva audiencia que poseen estos medios cuando se difunden campañas de prevención a través de publicidades y unitarios televisivos que tratan la temática.
  • Por otra parte, se obtuvo que, un alto número de encuestados y encuestadas consume abundante ingesta de alcohol y algunas sustancias como marihuana y cocaína tanto previamente a tener relaciones sexuales como durante estas prácticas, posiblemente como modo de alejar temores e inhibiciones, pero que los deja totalmente vulnerables al no poder tomar control sobre la situación y prevenirse.
  • En el año en curso, continuaremos investigando acerca de las causas que impiden a los jóvenes mantener sexo seguro pero cabe agregar que desde hace unos meses las organizaciones que trabajamos la temática junto con el Programa de Sida de la Municipalidad de Rosario, estamos elaborando una campaña gráfica destinada fundamentalmente a jóvenes gays y bisexuales para prevenir el VIH y otras Infecciones de transmisión sexual, que en unos meses saldrá a la luz.

Hay 1 comentario

Añadir más
  1. Hosting

    Los jovenes que respondieron a la encuesta de la OMS dejaron claro que estar junto a otros jovenes en un establecimiento de atencion de salud e interactuar con trabajadores sanitarios que entendieran los singulares dilemas que se les plantean supone una gran diferencia para ellos.


Publicar un nuevo comentario