La mayoría de los cánceres son el resultado de la “mala suerte”

La investigación The bad luck of cancer afirma que la mayoría de los cánceres se producen por mala suerte, más que por un estilo de vida poco saludable o factores genéticos.

Investigadores en Estados Unidos concluyeron que la mayoría de los cánceres se producen por mala suerte, más que por un estilo de vida poco saludable o factores genéticos. Aquí el estudio La mala suerte del cáncer (The bad luck of cancer) publicado en Science.

El análisis de datos efectuado por la Escuela de Medicina de la Universidad John Hopkins y la Bloomberg School of Public Health, arrojó que dos tercios de los tipos de cáncer analizados –como el de páncreas, hígado y tiroides– son el resultado de mutaciones aleatorias.

En consecuencia, dijeron los investigadores, no es posible prevenirlos. En su lugar, sugirieron, la mejor manera de atacar a estos tipos de cáncer es la detección temprana.

En otros casos, como el cáncer de piel, de pulmón y de colón, el estilo de vida sí sería un factor de riesgo, señalaron los especialistas.

El estudio pide mayor énfasis en la detección temprana del cáncer, cuando todavía es curable. Todo cáncer tiene un elemento aleatorio, una lotería que decide si nuestro ADN adquiere una mutación que genera el cáncer.

El estudio señaló que dos tercios de los tipos de cáncer son aleatorios pero un tercio de los cánceres están estrechamente vinculados a las decisiones que tomamos en nuestras vidas. El alcohol en exceso, estar expuesto mucho tiempo al sol o la obesidad pueden ser una bomba de tiempo en cuanto a desarrollar un cáncer.

No hay que olvidar que el fumar es el principal factor en una quinta parte de los cánceres en todo el mundo. Las toxinas del humo del cigarrillo que inhalamos de primera o segunda mano podría ser la explicación. Por otra parte, el sistema digestivo está expuesto a más toxinas ambientales que el cerebro, sin embargo los tumores cerebrales son tres veces más comunes que aquellos del intestino.

Células madre con “mala suerte”
Lo que cree el equipo de la Universidad Johns Hopkins y la Bloomberg School of Public Health es que la respuesta está en la manera en que los tejidos se regeneran.

El osteosarcoma (cáncer del hueso) es uno que sucede al azar, según el estudio. Las células viejas del cuerpo están siendo constantemente reemplazadas por nuevas, a través de la división de células madre. Pero cada vez que hay una división, existe el riesgo de una peligrosa mutación que acerca a la célula madre un paso más hacia el estado canceroso. El ritmo de cambio celular varía en los diferentes tejidos del cuerpo; en el revestimiento del tracto intestinal sucede rápidamente mientras que en el cerebro es más lento.

Los investigadores compararon qué tanto cambiaban las células madre en 31 tejidos del cuerpo a lo largo de una vida con las posibilidades de desarrollar cáncer en esos tejidos. Concluyeron que dos tercios de tipos de cáncer se debieron a la “mala suerte” de las células madre que desarrollaron una mutación, durante el proceso de división, imposible de prevenir.

Algunos cánceres que se generan “al azar”

Glioblastoma (cáncer del cerebro)
Medular tiroideo
Esófago
Duodeno e intestino delgado
Vesícula biliar
Osteosarcoma (cáncer del hueso)
Principales cánceres vinculados a la herencia, entorno o estilo de vida

Basalioma – cáncer de piel por exposición a los rayos ultravioletas
Pulmón – estrechamente relacionado al cigarrillo
Colon – mala dieta y herencia genética aumentan el riesgo

Cristian Tomasetti, profesor asistente de oncología y uno de los investigadores, afirmó que las medidas de prevención no hubieran evitado esos tipos de cánceres.

“Si dos terceras partes de la incidencia de cáncer en varios tejidos se explica por mutaciones aleatorias de ADN durante la división de células madre, entonces un cambio en nuestros estilos de vida y hábitos será de gran ayuda para evitar ciertos cánceres pero podría no ser tan efectivo para otras variedades”.

El doctor Tomasetti señaló que debería haber un mayor énfasis en las maneras para detectar el cáncer temprano, durante las fases en que todavía es curable.

Fuente: BBC Mundo


No hay comentarios

Añadir más