Recomiendan controlar fuente de origen de aguas minerales

Científicos identificaron la presencia de bacterias potencialmente peligrosas en productos que se venden en Brasil. Y llamaron a implementar una vigilancia bacteriológica molecular periódica

Aunque se suele pensar que no existe fuente de agua más segura que la mineral envasada, un nuevo estudio brasileño abre un llamado de alerta: se hallaron bacterias potencialmente riesgosas en dos de cinco marcas de productos analizadas.

El hallazgo tuvo lugar en botellas que se vendían en un mercado del interior del estado de San Pablo, pero los autores creen que las empresas de todos los países deberían implementar una vigilancia bacteriológica molecular periódica que incluya desde la fuente de origen hasta el proceso de embotellamiento y el almacenamiento.

Las aguas minerales tienen bacterias que provienen del ambiente del cual son extraídas, y, una vez embotelladas, ya no pueden adquirir o perder microorganismos. “Por eso es importante realizar vigilancia microbiológica en el agua directamente en la fuente de origen previo al embotellado, así como tomar las precauciones necesarias con la higiene en todo el proceso de fabricación”, dijo la autora principal del estudio, la doctora María Fernanda Falcone-Dias, de la Universidad del Estado de San Pablo, quien realizó su posdoctorado desde el 2013 al 2014 en el Departamento de Microbiología de la Facultad de Medicina de la UBA.

En el estudio, que fue publicado en la revista PLoS-One, Falcone-Dias y sus colegas reportaron encontrar en las aguas gérmenes como Mycobacterium gordonae, Ralstonia picketti y Burkholderia cepacia, que pueden causar infecciones en individuos vulnerables, principalmente en pacientes con fibrosis quística. El 90 por ciento de los microorganismos aislados mostraron resistencia a 17 de 19 antibióticos examinados, y la investigadora teme que puedan transmitir sus genes de resistencia a otras bacterias ya presentes en el organismo del consumidor.

De acuerdo a un reciente informe de la consultora Transparency Market Research, el mercado global de aguas envasadas (incluyendo aquellas con gas y las saborizadas) alcanzó los 157 mil millones de dólares en 2013 y va a casi duplicar esa cifra para 2020.

En una ciudad de Brasil, los autores del estudio detectaron bacterias potencialmente riesgosas en muestras  de dos de cinco marcas de agua mineral envasada. Recomiendan implementar una vigilancia bacteriológica molecular periódica.

Fuente: Agencia CyTA


No hay comentarios

Añadir más