Según la OMS, en América 62 millones de personas sufren de diabetes tipo 2.

No se cura, pero con tratamiento médico, controles y hábitos saludables es posible controlarla y evitar las gravísimas consecuencias que produce.

Día mundial de la diabetes

El 14 de noviembre se conmemora en todo el mundo el Día Mundial de la Diabetes, establecido en 1991 por la Federación Internacional de Diabetes y la Organización Mundial de la Salud (OMS) con el fin de concientizar acerca de las causas y el tratamiento de esta enfermedad en constante aumento. Según la OMS, en América 62 millones de personas sufren de diabetes tipo 2.

Existen dos tipos de diabetes, que pueden manifestarse a cualquier edad, aunque cada una es más frecuente en un determinado período. En la tipo 1, que suele aparecer en la infancia y la adolescencia, el cuerpo no produce insulina. En la tipo 2, la más común, que suele desarollarse más allá de los 40 años, el cuerpo no produce suficiente insulina o no la usa de manera adecuada.

Sin suficiente insulina, la glucosa (azúcar) permanece en la sangre, sin que las células puedan usarla. Con el tiempo, el exceso de glucosa en la sangre puede causar problemas serios. Puede dañar los ojos, los riñones y los nervios. La diabetes también puede causar enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y gangrena, que puede obligar a la amputación del miembro afectado. Las embarazadas también pueden desarrollar una forma particular de la enfermedad, la diabetes gestacional, un tipo de diabetes que aparece por primera vez en el embarazo y se debe a una hormona generada por la gestación que es similar a la insulina. Mujeres mayores de 35 años o con diagnóstico de insulinorresistencia previo al embarazo suelen tener mayor predisposición. La diabetes gestacional suele ser transitoria y su aparición en un embarazo no implica necesariamente que vaya a aparecer en todos los embarazos de esa mujer.

En esta enfermedad, los niveles de glucosa (azúcar) de la sangre están muy altos. La insulina es una hormona que ayuda a que la glucosa entre en las células para suministrarles energía, funciona como una cerradura que “abre” las células.

La diabetes aparece cuando el páncreas no produce insulina o el organismo no la utiliza con eficacia, generando niveles aumentados de azúcar en sangre (hiperglucemia). Sin la insulina, la glucosa no puede ingresar al organismo donde, tras ser transportada al interior de las células, se transforma en energía para el funcionamiento de los músculos y tejidos. Las células cerebrales y las del tejido nervioso son las únicas que no necesitan la intermediación de la insulina, que absorben la glucosa directamente.

Signos y síntomas de los tipos de diabetes

Aumento de la sed
Ganas frecuentes de orinar
Hambre extrema.
Pérdida de peso inexplicable
Presencia de cetonas en la orina (las cetonas son un subproducto de la degradación muscular y de grasas que se produce cuando no hay insulina suficiente disponible).
Fatiga
Irritabilidad
Visión borrosa
Llagas de cicatrización lenta.
Infecciones frecuentes, como infecciones en las encías, en la piel y en la vagina.

Factores de riesgo

La obesidad y el sobrepeso

El sedentarismo

Consumo de alcohol, tabaco y otras drogas

La predisposición genética

La falta de tratamiento y de controles una vez que se diagnosticó la enfermedad.

Fuente: Página/12


Hay 1 comentario

Añadir más
  1. Ulises Rodriguez

    Tengo un gran testimonio. En mi familia mi Madre y tías padecían de esta terrible enfermedad llamada Diabetes. Habían visitado muchísimos médicos, cantidades insuperables de medicamentos. Pero nunca nos dimos por vencidos hasta que por fin encontramos algo que logro sanar a mi familia, y lo mejor de todo de forma natural. Debo decirles que la Diabetes tipo II si es reversible. Les voy a compartir este enlace porque sé que muchas personas lograran alcanzar su plena salud https://hotm.art/IDcUzC


Publicar un nuevo comentario