“Cuanto más temprano se encuentre más posibilidad de curar el cáncer hay”

Hugo Fontanarrosa, Jefe de servicio de Ginecología del Hospital Italiano de Rosario, destaca que con tratamientos precoces y efectivos no hay por qué tenerle miedo al cáncer de mama.

cáncer de mama

La mastología trata la patología mamaria fundamentalmente en la mujer, aunque también puede ocurrir en el hombre. El diagnóstico y prevención en cáncer de mama que es la patología oncológica más frecuente en la mujer. “también hay patologías benignas como fibroadenomas, lesiones producto de las infecciones durante la lactancia o patologías benignas en mujeres de más edad pero por la incidencia y la demanda que existe lo que más se hace es oncología mamaria” explica el Dr. Fontanarrosa.

– ¿A cuántas personas afecta?

– Se calcula que al menos una de cada ocho mujeres que va a llegar a los 80 años va a tener cáncer de mama. Dentro de latinoamérica Argentina y Uruguay tienen las tasas más altas de incidencia de cáncer de mama.

– ¿Cómo se puede prevenir?

– Lo fundamental es la mamografía. También el autoexamen, la revisación periódica por parte de la mujer de sus pechos pero desde el punto de vista del diagnóstico precoz lo más importante es inculcar a la mujer a hacerse una mamografía una vez al año después de los 40 en la población común. En el caso de haber antecedentes familiares tiene que comenzarse 10 años antes del diagnóstico familiar del cáncer de mama.

– ¿Puede ser perjudicial la radiación de la mamografía?

No. Está probado por la OMS que la mamografía tiene una radiación parecida a estar muchas horas delante de un televisor. No hay que tenerle miedo a eso, la mamografía una vez al año es la herramienta más importante para encontrar precozmente el cáncer de mama.

Dr. Hugo Fontanarrosa. “Con tratamientos precoces y efectivos no hay que tenerle miedo al cáncer de mama”

– ¿Cuándo debería hacerse la primera consulta?

– El ginecólogo debe hacerle desde temprana edad exámentes mamarios y se hacen ecografías, si el profesional lo requiere, desde temprana edad.

– ¿Cómo se sigue una vez que se diagnóstica?

– Una vez que se hace el diagnóstico a través del exámen físico o la mamografía hay que completar los estudios con ecografías o resonancias si se requiere y se hace una punción para hacer un diagnóstico anatomopatológico. Hoy en día no siempre se comienza con cirugía, a veces es mejor comenzar con quimioterapia. Hay distintas variantes dependiendo del caso. Hay que inculcarle a la paciente que la quimioterapia no es un enemigo en estos casos sino que es un aliado en el tratamiento de esta enfermedad que tiene una alta tasa de curación.

– ¿Cuál es la tasa de curación?

– En líneas generales hablamos de alta tasa porque si ponemos en un mismo grupo a todos los cánceres de mama la tasa de curación está entre el 80% y 90%. Obviamente, mientras más precoz más alta la tasa de curación.

– ¿Cómo se sigue una vez terminado el tratamiento?

Se sigue con controles periódicos, al principio cada 6 meses para tratar de encontrar recurrencias locales en la mama o en la axila y después de un tiempo se hacen controles anuales como el resto de la población.

– ¿Cuáles son los avances científicos más destacados en el área?– Desde el punto de vista del tratamiento, la genética hay tests que permiten determinar con certeza si un tratamiento más agresivo va a ser efectivo o no para ese paciente, eso permite hacer un tratamiento más individualizado. Sobre los tratamientos para mejorar la sobrevida lo más promisorio que viene es la inmunoterapia, que todavía está en fase de investigación, que se está investigando para utilizarlo en pacientes con cáncer avanzado.

Por último resalta que “muchas mujeres llegan tarde por miedo, el miedo paraliza y hace que las mujeres lleguen con tumores avanzados. El cáncer se cura y cuanto más temprano se encuentre más posibilidad de cura hay. Además hoy en día una cirugía requiere de un día o menos de internación. Los tratamientos oncológicos son ambulatorios, se da medicación para que no se sufran vómitos ni nauseas. La gente tiene un preconcepto de esta enfermedad pero mata menos que una neumonía o una fractura de cadera. Con tratamientos precoces y efectivos no hay que tenerle miedo al cáncer de mama”.


No hay comentarios

Añadir más